Corina Machado: más de un 80% quiere un cambio político profundo y urgente en Venezuela

El Consejo Nacional Electoral de Venezuela estableció en el Registro Electoral Permanente que María Corina Machado está “inhabilitada para el ejercicio de cargo público”. Ante ello, Machado aclaró que impugnará la medida porque viola sus derechos políticos y la Constitución. Pero que, “en el peor de los casos”, si la Contraloría decidiese mantener la medida en su contra otra persona se postulará en su nombre y su suplente, tomaría su cargo hasta que venza la inhabilitación. Seis meses después de instalada la nueva Asamblea Nacional, ella asumiría como diputada principal. Esta es la entrevista exclusiva con María Corina Machado.

Maria corina2

La Controlaría General de la República acordó la semana pasada su  inhabilitación, alegando que incurrió en el “ocultamiento” de algunas bonificaciones o dietas que no presentó oportunamente en su declaración jurada de patrimonio. Todos saben, partidarios y opositores, que la razón es falsa, lo importante es que usted no sea candidata en las elecciones de diciembre. Cree realmente factible, a la luz de esta intención, revertir la decisión.

En primer lugar, como usted bien dice, todos saben que es absolutamente falso cualquier acusación. Los ciudadanos conocen que yo he defendido la verdad con la verdad. Esto es una demostración de la desesperación de un régimen que pretende, nuevamente, violentar la voluntad de un pueblo de mediar un cambio y una transición en paz a la democracia, utilizando cualquier mecanismo. Por burdo o grotesco que sea.

El propio Secretario General de la OEA (Luis Almagro) con quien he estado en comunicación en estos días, me lo reiteraba, las inhabilitaciones, las exclusiones, ocurren en dictadura. Es inconcebible la elección, hoy en Venezuela, con la exclusión de personas que cuentan con el respaldo de nuestros ciudadanos.

Frente a un régimen que ha demostrado que está dispuesto a llevar adelante unas elecciones totalmente oscuras, tramposas, nuestra fuerza y nuestra posibilidad de lucha está, desde luego, en la presión ciudadana, pero también en la presión y la conciencia internacional, que entiende la importancia de estas elecciones parlamentarias para poder tener, insisto, una transición en paz a la democracia en Venezuela.

(Nota del autor. El presidente Nicolás Maduro, descartó desde Nueva York la posibilidad de que observadores internacionales supervisen las elecciones legislativas de diciembre, con estas palabras: “Venezuela no es monitoreada ni será monitoreada por nadie”)

No es usted la única ni seguramente la última inhabilitada. Supongo que el gobierno buscará otros dispositivos para hacerle la vida a cuadritos a la oposición. Entro al campo de la especulación. No es dable imaginar que el propósito pudiera ser el que la oposición se pregunte si no debe abandonar la contienda por falta de garantías.

Desde luego. El régimen busca desmoralizar, dividir y desmovilizar a la población. Es por eso que nosotros insistimos, en la conciencia plena de que en estas elecciones enfrentamos esta dictadura del siglo XXI, hay que hacerlo en todos los planos democráticos, incluso en el plano electoral, pero para desligar las operaciones y las manipulaciones. Lo que no podemos permitir es que se convierta en un ejercicio de seudolegitimación, cuando todos sabemos, dentro y fuera de Venezuela, que hay una enorme mayoría, ya nadie lo duda, más del 80% de la población que quiere un cambio político, profundo y urgente, para detener las destrucción acelerada de Venezuela, responsabilidad de este gobierno que es el más corrupto, más incompetente y más represivo que ha tenido Venezuela por generaciones.

(Nota del autor. El ministro de Defensa, General en Jefe, Vladimir Padrino López, ha creado inquietud con su discurso del pasado sábado, en el que precisó: “Si algo nos revitaliza a nosotros los soldados es conectarnos con la historia (…) es traer esa voluntad de vencer del pasado al presente. Es darle la cara al país en respaldo unitario a nuestro comandante en Jefe y Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, quien está al frente del único proyecto que es posible hoy en día para seguir teniendo patria, que es el proyecto bolivariano, el proyecto de Hugo Chávez”)

La lista de 167 candidatos de la MUD tiene escasa representatividad de las mujeres. Independientemente de quien formule la crítica, no le parece que es un error político.

Absolutamente se trata de un grave error. Por eso he insistido, desde que ingresé al servicio público en la política, de la necesidad de apoyar el surgimiento de liderazgo femenino, porque más de la mitad de la población de Venezuela somos mujeres, siete de cada diez líderes somos mujeres, y en las bases de las organizaciones políticas y sociales hay una preeminencia de mujeres. De modo que creo que es fundamental de pelear por esas cientos de mujeres que son, desde ya, voces con una enorme fuerza en todo el país.

¿No teme que un día cualquiera vayan a buscarla y la encarcelen, por lo menos hasta después del seis de diciembre?. El proceso judicial por delito de conspiración puede ser una excusa.

Esa es una amenaza con la cual vivo todo el día, todos los días. Este régimen ha llegado en su persecución a fracturarme la cara en la Asamblea Nacional. El teniente Diosdado Cabello me sacó a la fuerza, a las patadas del parlamento, violando mi derecho a un antecedente de mérito y a mi inmunidad parlamentaria, sin permitirme defenderme siquiera. Tengo varios juicios abiertos, no me permiten salir del país, utilizan todos los aparatos públicos para atacarme y ofender mi honor, amenazan a mis hijos. Es decir, ya no hay nada que no hayan intentado. Han hurgado mis cuentas bancarias, como los correos electrónicos de manera ilegal. Mis llamadas telefónicas están todas intervenidas. No me permiten movilizarme, muchas veces, dentro de mi propio país.

No hay límites a lo que ellos estén dispuestos a hacer, pero no hay límites, también, a lo que nosotros estamos dispuestos a hacer, como ciudadanos decididos a vivir en una nación en la que seamos libres e iguales, una nación próspera, en donde haya oportunidades para todos, en donde se condene las mafias, el narcotráfico y la pretensión de someter a una sociedad por la vía de la pobreza y la violencia, que es lo que este régimen ha hecho en los últimos 16 años, generando una amenaza, no solamente para el pueblo de Venezuela,  Maduro representa hoy el caos y el riesgo de anarquía, no solo para Venezuela que avanza hacia una crisis humanitaria, sino también para otros países de América Latina.

A propósito de Diosdado Cabello, el señor Cabello en su programa de televisión Con el mazo dando, denunció lo que llamó la campaña de desobediencia y paralización del país, que promueven sectores de la derecha, a través de las redes sociales, para el próximo 5 de agosto. ¿Cuál es el objetivo de esa manifestación?

El señor Diosdado Cabello utiliza, no solamente el canal del Estado, sino todos los medios de la Asamblea Nacional, como de los medios públicos, que han ido invadiendo, adquiriendo, manipulando y sometiendo a la prensa libre de nuestro país para denigrar a todo el que protesta. Cuando los sindicalistas, los trabajadores salen a exigir que les cumplan sus compromisos laborales, eso se califica de desestabilización. Si los estudiantes salen a exigir el presupuesto de las universidades que están asfixiando, esto lo califican  como desestabilización. Si las madres protestan porque no hay leche, no hay pollo con que alimentar a sus niños, eso lo califican de desestabilización. Los médicos con los pacientes salen a protestar en las puertas de los hospitales porque se nos están muriendo los internos, niños recién nacidos se nos están muriendo porque no hay incubadoras, ni un ventilador para los pulmones, esencial en unidades neonatales, y cuando salen a protestar ellos lo consideran desestabilización.

Lo que quieren es el silencio y la sumisión de un pueblo y eso no lo van a lograr. El pueblo hoy está en pie de lucha, consciente de lo que representa este momento para conducir a nuestro país por una senda de reconstrucción democrática y de libertad. En Venezuela existe un régimen militarista y mafioso en el poder. El mundo lo sabe. Algunos han optado por complicidad por el silencio. Pero que le quede claro a la comunidad internacional, los venezolanos no vamos a aceptar la sumisión y el apaciguamiento, que algunos pretenden imponer, desde dentro a los de afuera.

La Superintendencia Nacional Agroalimentaria ha dispuesto desviar entre 30% y 100% de la producción de productos prioritarios a las redes públicas. El gobierno asegura que estas son medidas para contrarrestar la guerra económica que han desatado sectores adversos al gobierno.

Desafortunadamente esta decisión no puede sorprender a nadie. Estamos frente a un régimen que decidió ocupar y controlar todo espacio que genere empleo, riqueza, autonomía a la sociedad. El ataque contra la empresa privada, en contra del emprendimiento, con el agro, ha sido despiadado y desde el primer día que llegó al poder. Han provocado las invasiones a las tierras productivas, las llamadas expropiaciones, que son robos, porque no pagan el costo y el valor de las propiedades, a quienes tenían actividades agropecuarias. Ahora han ido avanzando en la imposición de controles que asfixian la capacidad productiva de las empresas de alimentos y de otros sectores. Han tomado a la fuerza materiales, confiscado productos para distribuirlos gratuitamente, alegando cualquier excusa, por violación de cualquier norma que ni siquiera ha existido. O sea, al contrario del ordenamiento legal venezolano.

Desde luego la situación alimentaria en Venezuela es crítica. Estamos hablando de una situación de escasez de medicinas que llega al 70% y en alimentos, peligrosamente se acerca al 50%. Productos como arroz, a nivel nacional, no alcanza para más de un mes. El gobierno, con esto, lo que pretende es avanzar en su programa de control social, haciendo que toda la empresa entregue su producción, con el riesgo de que el régimen ni siquiera la pague y lo que va a provocar es una situación aún más crítica de escasez y de inflación. Expertos internacionales piensan que la inflación en Venezuela puede superar el 200 o 250% a fin de año. Una situación desesperada, en la que vemos cómo el salario mínimo, a nivel diario, es de menos del 40 centavos  de dólar, que no alcanza para comprar un kilo de papas. Por eso que insisto que estamos avanzando de manera peligrosa a una situación de crisis humanitaria.

Hace muy poquito el secretario ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática, Jesús “Chúo” Torrealba, anunció que la MUD tendrá su tarjeta única en las parlamentarias del 6 de diciembre. Nos encaminamos realmente a la unidad de la oposición o siguen prevaleciendo intereses grupales y personales.

Las fuerzas democráticas en Venezuela hemos demostrado la magnitud de nuestro compromiso para lograr salvar al país, conquistar la democracia, la prosperidad y la libertad. En todos los procesos electorales pasados hemos ido unidos, y habrá unidad, en términos electorales en esta nueva elección. Ahora, somos una coalición plural y democrática, y por lo tanto, hay distintos puntos de vista. Eso no solo es bueno y sano, sino necesario para que esta coalición crezca aún más e incorpore a toda una sociedad con sus distintas ideas, propuestas y formas de lucha, democráticas desde luego. Donde sí hay una posición única y excluyente es dentro del partido Socialista Unido de Venezuela, el oficialismo, en donde no se permite disidencia ni diferencia alguna, lo cual tiene como consecuencia el castigo, la exclusión y la persecución. Es el régimen quien pretende, dentro y fuerza de Venezuela, generar divisiones o reflejar una supuesta división de la unidad democrática y eso es absolutamente falso y los hechos así lo demuestran.

Le agradezco muchísimo la gentiliza de haberme atendido…

No. Yo se lo agradezco enormemente. Déjeme decirle, en estas horas, en las cuales la persecución en contra del periodismo libre es implacable, nuestra única posibilidad que la voz de los venezolanos llegue al mundo y se sepa el grado de destrucción que ocurre en nuestro país, son ustedes. Eso es fundamental porque, como le decía antes, la presión internacional, la conciencia de los demócratas y en particular hay algunos países en Europa que son firmes en la defensa de los derechos humanos, por encima de los intereses coyunturales económicos, es decisiva a esta hora que va a marcar el futuro de Venezuela y me atrevo a decir, el de América Latina.

(Radio Media Naranja presenta sus excusas por la calidad del sonido de la entrevista, que se realizó con un teléfono celular, pero lamentablemente la recepción era deficiente en el tramo de la carretera en la que viajaba la señora Machado)

José Zepeda

José Zepeda

Periodista, productor radiofónico, capacitador profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

Pin It on Pinterest

X
Compartir esto